Datos personales

Mi foto

Hola, me llamo Lydia y soy de Madrid, si queréis hacer un regalo original, no dudéis en poneros en contacto conmigo, todas la galletas, tartas, y cupcakes son personalizadas con el motivo que queráis, solo tenéis que avisarme con unos días de antelación para poder hacerlo todo bien. Podéis escribirme a misrecetasmasdulces@gmail.com o en mi página de facebook con el mismo nombre. También puedes aprender a hacerlo tú mismo en mi taller de decoración de repostería

.

”twitter” ”facebook” ”pinterest” ”flickr” ”email” ”instagram”

sábado, 21 de marzo de 2015

COMO PINTAR GALLETAS Y NO MORIR EN EL INTENTO, VAQUITA Y NIÑA

Buscando por la red encontré dibujos que me cautivaron, sus ojos, sus expresiones y su dulzura me han dejado enamorada y no me queda más que galletizar y galletizar y galletizar.

Estas galletas tuvieron un éxito ayer enorme en las redes sociales, así que seguiré hasta que dé con una que realmente me enamore del todo y os lo ofrezca en mis cursos.



Ponerte a pintar una galleta, supone casi unas tres horas, sobre todo si tienes que andar jugando con las sombras, varios colores, secar, volver a pintar, dar brillos y capa tras capa terminas de pintarla del todo. Cuando te quieres dar cuenta se te han pasado cerca de tres horas y no te has dado ni cuenta, eso sin contar el horneado y glaseado que requiere otro día más

Os voy  dar algunos consejos:

Pintar en glasa no es pintar en lienzo,  en papel, o en tela. Es mucho más delicado, tenemos que tener en cuenta que es azúcar y que se nos puede estropear con tanta pasada de pincel, agua, vodka, más pinceladas... La glasa se nos puede corroer, agujerear, degradar. Así que cuidadín a la  hora de pintar vuestras galletas.




Yo después de pintar unas cuantas y hacer pruebas con la glasa, me he dado cuenta de que si usas glasa que no sea madre, y que sea suficientemente resistente se te puede estropear.  Esto quiere decir que debéis usar la primer glasa que hagáis, calculad para que os quede una consistencia media, para que a la hora de rellenar vuestras galletas os queden bien y no tengáis que licuar la glasa

 No racaneéis en el polvo de merengue. Si normalmente usáis 40 g por cada 750 g de azúcar glas, usad un mínimo de 50-60 g por cada 750 de azúcar y 140 de agua. Será más resistente y a la hora de pintar y pintar no se os corroerá la glasa por muy seca que esté.

De todas formas, no debéis abusar del agua ni del vodka, pintad con el pincel bien escurrido, entre pincelada y pincelada, limpiad el pincel en agua, escurrid en una servilleta y volved a meter el pincel en vuestra pintura licuada con vodka, cuanta menos agua toque la galleta mejor.
 Usad para rellenar de pintura,  los sobrantes del delineado y para cualquier sombra con un puntito de pintura os vale para difuminar con el pincel y que  podáis tener un buen resultado

Antes de pintar nuestras galletas, debemos elegir qué es lo que queremos pintar y cómo.

Yo para estas galletas he elegido recortar la galleta de la misma forma que los dibujos.
Algunos me habéis preguntado de dónde saco los cortadores, pues nada más fácil que hacerlos vosotros.

Una vez que habéis elegido el dibujo lo imprimís del tamaño que más os guste. Os aconsejo que si vais a pintar galletas, las hagáis grandes. Cuanto más grandes, mejor será el resultado y más fácil os resultará pintarlas

Si lo vais a utilizar más veces, lo podéis plastificar para que os dure más, si solo lo vais a usar una vez, lo podéis imprimir en papel o cartulina y el resultado es el mismo

Una vez que la masa de galletas esté bien dura (mínimo dos horas de frigorífico) podéis ver como hacer galletas perfectas AQUÍ ,   solo tenéis que recortar vuestros dibujos, ponerlos encima de la masa y recortar con un cuchillo de filo alrededor del dibujo. Cortad con el cuchillo en vertical, para que no queden los bordes ladeados y una vez que terminéis, eliminar las rebabas con los dedos



Y este es el misterio de los cortadores, cuando queráis hacer algo original, no hace falta que os gastéis en cortadores y que llenéis la casa de cachivaches

Ya tenemos nuestras galletas cortadas, ahora las horneamos bien y las dejamos enfriar por completo

Una vez que se han enfriado es hora de glasear. Rellenamos nuestra galleta por completo de glasa y la dejamos secar toda la noche, o un mínimo de 8-10 horas para que el resultado sea óptimo  y podamos pintar sin peligro de rajar nuestra glasa con el lápiz






Nuestras galletas ya están secas, ahora es el momento de empezar a dibujar.

Primero tenemos que imprimir nuestros dibujos del revés, y con un papel de horno los calcamos con un lápiz no tóxico ( casi todos los lápices valen, las minas son de carbón y no hay problema de toxicidad  a no ser que te comieras un kilo de minas ;)   )



Ponemos nuestro papel encima de nuestra galleta, yo lo suelo sujetar con cinta adhesiva para que no se me mueva y lo pueda dibujar bien,  con la parte que hemos dibujado tocando la galleta y lo volvemos a repasar por encima con un boli para calcarlo a la galleta. Al haberlo pintado del revés, nos quedará del derecho. Entendéis?




Y así vamos preparando nuestras galletas


Y ya es hora de ponernos a pintar. Ahora es cuando tenemos que echar mano de nuestros dibujos a color y empezar a dar vida a nuestras galletas.

Podéis pintar los bordes con rotulador comestible o directamente con pincel. Yo suelo ir bordeando los dibujos con un color claro, porque a la hora de colorear si no quieres bordes en los dibujos lo puedes difuminar

Como os he dicho antes no hay que abusar de los líquidos para que nuestra galleta no sufra demasiado. Tenéis que pintar eso sí, siempre diluyendo la pintura ya sea en gel, pasta o polvo en vodka, es lo que antes evapora y vuestros dibujos secarán rápido




Y para dibujar, pues...

Un poquito de maña y varias galletas para practicar. 

Yo siempre empiezo bordeando lo que vaya a colorear con el color elegido y luego voy difuminando con el mismo pincel, es como mejor queda 






Luego es solo ir buscando las sombras y las luces, jugando con los negros y blancos





Una pincelada por aquí, otra por allá hasta que tu galleta quede terminada



Evidentemente no es tan fácil ponerte a pintar una galleta si no tienes a alguien que te dirija, pero si sabéis dibujar un poquito, no es tan difícil empezando por galletas más sencillas. Luego es solo ponerse a ello y pintar mucho hasta que tu resultado sea el que buscas 




Estas dos me han enamorado y van a pasar a ser enmarcadas para la decoración de mi local 















Ahora solo me queda buscar algún dibujo tan bonito como estos para enfocarlo a los nuevos cursos de galletas  pintadas de mi taller, que próximamente os iré informando, y al cual me encartaría que vinierais para aprender las técnicas básicas de pintura sobre galleta






Espero que os haya servido de ayuda todo lo que habéis leído en este post, si queréis empezar vuestra andadura de pintar galletas 

Y si nos atrevéis solos, ya sabéis que estamos en la zona norte de Madrid impartiendo todo tipo  de cursos de decoración de repostería creativa, también particulares y personalizados, por si queréis aprender  con mucha más rapidez que en los talleres por grupos 

Cualquier información que queráis sobre los cursos o reservas, podéis dirigiros a 
misrecetasmasdulces@gmail.com   os atenderé sin ningún compromiso 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos vuestros comentarios los leo atentamente y estoy muy agradecida por ellos, un beso a todos